En julio del año 1956 fue creada la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) para la discusión de las convenciones colectivas de trabajo del sector mercantil.

Luego, la Comisión Coordinadora de Actividades Mercantiles fundó el Instituto Asegurador Mercantil, actualmente una de las compañías de seguros líder en Argentina.

Para inicios de los 80, la Comisión Coordinadora de Actividades Mercantiles modificó sus estatutos con el objetivo de construirse en una entidad de tercer grado, representativa del sector comercial y de servicios en el ámbito nacional. En adelante, la entidad se denominó Coordinadora de Actividades Mercantiles Empresarias.

El 26 de junio de 2003, CAME generó una gran transformación: en el marco de la Asamblea Extraordinaria y con la presencia de 700 delegados, se creó la Rama Industrial y se comenzaron a representar ambos sectores: Comercio e Industria. Así, bajo el lema “Sin reindustrialización no hay trabajo ni mercado interno”, CAME pasó a ser la Confederación Argentina de la Mediana Empresa.

Con el objetivo de capacitar y formar a los trabajadores del sector pyme, como así también a los cuadros ejecutivos del sector empleador a fin de complementar la actuación de ambos, fortaleciendo la productividad de la empresa en beneficio del consumidor, en el año 2008, CAME logró el acuerdo con el Instituto Nacional de Capacitación Profesional y Tecnológica para el Comercio (INACAP).

Conscientes de la importancia del emprendedorismo como un poderoso motor de renovación económica, promotor de la competitividad, fuente de innovación y creación y generador de empleo genuino, se creó el área de Jóvenes Empresarios, una red de espíritu federal para la defensa de intereses de las nuevas generaciones.

Más tarde, nació el proyecto Mujeres CAME, cuyo lanzamiento formal tuvo lugar en la conmemoración del Día Internacional de la Mujer.

A su vez, se forjó el sector de Economías Regionales, un espacio de acompañamiento a las Pymes agroindustriales que detecta sus necesidades de producción y transformación de la materia prima, como así también sus urgencias, para la formalización de políticas y propuestas concretas en los tres niveles de gobierno.

Del mismo modo, nació el sector de Turismo, como protagonista estratégico y dinamizador del desarrollo económico nacional.
Como un paso adelante del sector industrial, se gestó la Federación Argentina de Parques Industriales (FAPI) para el desarrollo y promoción de estos espacios.

Basándose en la necesidad que actualmente tienen las Pymes constructoras de participar en un espacio de intercambio y debate junto a los múltiples actores de esta actividad y tener representatividad ante las autoridades nacionales y provinciales, CAME conformó el sector de Construcción.

Además, se crearon los Departamentos de Financiamiento y Competitividad Pyme, Comercio Exterior, Responsabilidad Social y Desarrollo Sustentable, Capacitación y Rondas de Negocios a fin de brindar cobertura integral y servicios a las entidades empresarias de toda la argentina.

Desde CAME trabajamos incansablemente para fortalecer la matriz productiva argentina, por ello combatimos arduamente el comercio ilegal, incentivamos y promovimos la sanción de la Ley Pyme, la Ley de Emprendedores y la de ART, impulsamos la producción local, gestionamos la reducción de los costos de las Pymes, organizamos foros, conferencias y encuentros a lo largo y a lo ancho de nuestro país para fortalecer el trabajo de nuestras entidades asociadas, trabajamos arduamente por una reforma tributaria y apoyamos las medidas incluidas en la reforma laboral, y proponemos constantemente medidas para fortalecer el mercado interno generando más fuentes de empleo genuinas para el empresariado nacional y los nuevos emprendedores.