Cargando...
 
30/05/20 Comunicado

Producción de la industria pyme.
Resultados del mes de abril 2020

La producción de las pymes industriales cayó 53,1% en abril 2020 frente a igual mes del año pasado. El descenso se explica por el corte de actividad que generó la cuarentena, sumado al fuerte desplome en el consumo interno y la exportación de manufacturas industriales. Más allá que hubo empresas con cero actividades, otras sólo vendieron productos que tenían en stock.

• La producción de las pymes industriales cayó 53,1% en abril 2020 frente a igual mes del año pasado. El descenso se explica por el corte de actividad que generó la cuarentena, sumado al fuerte desplome en el consumo interno y la exportación de manufacturas industriales. Más allá que hubo empresas con cero actividades, otras sólo vendieron productos que tenían en stock.  

• En la comparación mensual la industria pyme declinó 37%, que se explica por los mismos motivos que la variación anual, sumado a que abril tiene un día menos que marzo.

• Los 11 rubros industriales que releva CAME bajaron, aunque con menor intensidad en las empresas con más de 50 empleados, donde el declive anual fue de 44,9%.

• Los datos surgen de la Encuesta Mensual Industrial de CAME entre 300 industrias pymes de todo el país. El Índice de Producción Industrial Pyme (IPIP) se ubicó en 37,7 puntos en abril, sin dudas muy por debajo de los niveles del año base, 2009, que estaba cercano a 100.


Fuente: CAME

• En la comparación anual, la menor caída ocurrió en Alimentos y bebidas (-16,2%) y una de las mayores en Indumentaria y Textil (-79,4%).

• Otro de los rubros que estuvieron entre los derrumbes más profundos en la comparación anual, fue Productos electromecánicos, informática y manufacturas varias (-79,4%), seguido por Material de transporte (-71,7%), Productos de metal, maquinaria y equipo (-71,6%) y Productos de caucho y plástico (-68,4%).

• En el caso de Papel, Cartón, Edición e impresión la producción descendió 41,2%, con más actividad en aquellas empresas vinculadas a los rubros Alimentos y Bebidas y Minerales no Metálicos.

• En la industria metalmecánica, hubo demanda principalmente ligada al agro, y como refugio frente a riesgos de mayores aumentos del dólar, lo que sostuvo algunas ventas. Además, hubo empresas que se sostuvieron con entregas de bienes pedidos en diciembre, enero y febrero.

Por la cuarentena se desploma la industria pyme
Variación interanual

 

Encuesta cualitativa a pymes industriales por el Covid-19

• En mayo, mes de esta encuesta cualitativa, creció a niveles récord la cantidad de empresas en situación crítica (20% está en esa condición), mientras que otro 34% define su actualidad como mala. Solo el 17% tiene actividad buena o muy buena.

• Para los próximos 6 meses, solo 26% de las firmas del panel cree que las ventas subirán.

 

Notas Metodológicas

Consideraciones generales

El Índice de Producción Industrial PYME (IPIP) mide el desempeño mensual en la producción manufacturera de las pequeñas y medianas industrias (PYMIS) argentinas. La información se obtiene durante los primeros 20 días del mes en base a encuestas directas realizadas entre 300 pymes industriales del país. Releva todos los meses un equipo de 30 encuestadores localizados en las ciudades capitales, Ciudad de Buenos Aires y Gran Buenos Aires (zona sur, zona norte y zona oeste). A su vez, un equipo de 6 supervisores desde CAME controlan la calidad de la información recolectada y coordinan el equipo de encuestadores.

Las empresas relevadas han sido seleccionadas en función de tres variables:

    1. Tipo de producto elaborado por la empresa: se determinaron productos que reflejen de manera más fehaciente el nivel de actividad del sector, ya sea en forma directa como indicador representativo de la fabricación, o en forma indirecta por constituir el insumo principal de otro sector.

    2. Localización geográfica de la empresa: se seleccionaron firmas localizadas en regiones con predominancia en la elaboración de los productos preseleccionados.

    3. Calidad de la información: se relevan empresas donde pudo comprobarse la calidad y precisión de los datos aportados.

Consideraciones particulares

El IPIP está dividido en 11 sub ramas industriales. Para determinar el valor del IPIP se elaboran números índices de cada una de esos rubros y del nivel general que reflejan la evolución de la producción industrial en términos de volumen físico. Los índices resultan útiles para homogeneizar a las variables, facilitando su comparación a lo largo del tiempo. El año base de la serie se estableció en diciembre de 2008.

La ponderación de cada una de las ramas industriales se realizó en base al Censo Económico 2004 y al Mapa PYME elaborado por la Sepyme. La consideración asignada a cada sector se puede leer en la siguiente tabla:

Ciudad Autónoma de Buenos Aires, 30 de mayo de 2020

X
 
25/05/20 Comunicado

CAME denuncia que los hipermercados continúan vendiendo productos no esenciales

Desde la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) mostraron su indignación porque los locales de grandes superficies siguen ofreciendo productos que no son de primera necesidad y plantea una desigualdad con los pequeños comercios de barrio, que deben permanecer cerrador en la cuarentena por la pandemia de Covid-19.

Desde la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) mostraron su indignación porque los locales de grandes superficies siguen ofreciendo productos que no son de primera necesidad y plantea una desigualdad con los pequeños comercios de barrio, que deben permanecer cerrado en la cuarentena por la pandemia de Covid-19.

Los negocios dedicados a la venta de artículos como indumentaria, lencería, calzado, etc; no están habilitados para abrir. No obstante, las grandes superficies como hipermercados, gozan de esta excepción en el decreto presidencial y siguen vendiendo mercaderías no esenciales. Ante esta situación, CAME evalúa realizar una denuncia en Defensa de la Competencia, por trato desleal.

Es que los comerciantes de electrodomésticos, indumentaria, juguetería, librería, blanquería, marroquinería, calzados, artículos de bazar y para el hogar, entre otros rubros, están haciendo un gran esfuerzo económico para subsistir ante el aislamiento social, preventivo y obligatorio, acumulando deudas.

Sin embargo, se observa que las grandes cadenas están ofreciendo descuentos especiales de productos aprovechando la circunstancia, mientras que en la última medición de CAME las ventas minoristas retrocedieron un 57,6% en abril, más aún los rubros que permanecieron en cuarentena tuvieron una baja promedio de 75%.

Además, el 94,5% de las pymes relevadas no pudieron cubrir sus costos operativos.

En varios municipios del país se ordenó que los hipermercados no puedan ofrecer a la venta artículos que no sean los estrictamente señalados como esenciales, justamente procurando poner un freno a la competencia desleal. Pero igualmente esto continúa sucediendo en gran parte de los distritos con restricciones a locales comerciales pymes.      

Ciudad Autónoma de Buenos Aires, 25 de mayo de 2020

X
 
23/05/20 Comunicado

“Para las pymes la preocupación no son los despidos sino el cierre de empresas”

Así lo aseguró el presidente de CAME, Gerardo Díaz Beltrán, tras el anuncio de la prórroga de la cuarentena, e insistió con un “rescate financiero”.

Así lo aseguró el presidente de CAME, Gerardo Díaz Beltrán, tras el anuncio de la prórroga de la cuarentena, e insistió con un “rescate financiero”.

Con un escenario económico extremadamente complejo para el sector pyme, con caídas de hasta el 80% para aquellas empresas que no pudieron trabajar o producir normalmente, se le suma ahora la preocupación por el pago del sueldo anual complementario que hay que abonar el mes que viene.

La única manera de sortear esta crisis es asegurando la supervivencia de las empresas, y esto sólo se puede lograr con una política de sostenimiento financiero a tasa cero para las pymes hasta tramo I. “El riesgo no son los despidos sino el cierre de empresas”, sostuvo el presidente de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), Gerardo Díaz Beltrán.

“Si no tenemos dinero para funcionar, menos para pagar indemnizaciones”, dijo el titular de CAME y agregó: “Necesitamos un rescate financiero que permita la supervivencia de las pymes, que movilizan el 70% del empleo privado, hasta que el mercado responda y podamos devolver los préstamos, sin pagar intereses que superen la rentabilidad de las empresas”.

Si se tiene en cuenta que las pequeñas y medianas empresas tienen un acumulado de deudas con proveedores, AFIP, alquileres, expensas y bancos, que aumentó exponencialmente tras el aislamiento preventivo y obligatorio, resulta vital la implementación de medidas que lleguen con celeridad, con especial atención en este sector productivo. A tal efecto desde CAME piden:

• Créditos a tasa cero para las pymes hasta tramo I

• Cubrir el 100% de los salarios para pymes de hasta 40 empleados, considerando que el peso de la masa salarial en una pequeña empresa representa en promedio el 37,7% de su estructura de costos, con mucho mayor impacto que en las grandes empresas.

• Descuento solidario de alquiler por el cierre obligatorio.

• Ampliar la moratoria de AFIP a obligaciones fiscales hasta el fin del aislamiento preventivo.

• Rescate de volumen de cheque rechazados con descubiertos

• Refinanciar los pasivos de deudas bancarias y prendarias

• Diferenciar el tratamiento entre pymes y grandes empresas: La imposibilidad de distribuir utilidades mientras las empresas hayan sido beneficiadas por el Programa de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP), atenta contra la supervivencia de muchos pequeños empresarios y sus familias, para quienes la distribución de dividendos es hoy su principal fuente de ingresos.

A pesar del esfuerzo del gobierno por generar herramientas de sostenimiento de las pequeñas y medianas empresas, según el relevamiento realizado por la CAME, la mitad todavía no accedió a ninguno de los beneficios anunciados.

Por diferentes motivos, para las pymes no es fácil acceder a los créditos. En algunos casos porque no se los aprueban o no califican por requisitos, y los que lograron obtener el visto bueno siguen en la espera de que se concrete la ayuda.

Pero lo más indignante fueron las excusas de los bancos para negarse a otorgar la ayuda, como por ejemplo: nómina salarial de empleados acreditada en otra entidad bancaria, mínimas deudas con tarjetas de crédito, deudas de moratorias impagas, por cheques rechazados, o simplemente porque “no están en la lista”, como iniciativa arbitraria que implementó cada banco que decide a qué cliente se lo otorga o no, aun cumpliendo con todos los requisitos.

También hubo casos insólitos en los que además de la garantía de la empresa exigían también garantías personales de los directivos de las mismas o del BICE, entre otras manipulaciones para desestimar al cliente.

Según una encuesta realizada en la semana del 4 al 9 de mayo por la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) entre 1000 pymes del comercio, los servicios, la industria, las economías regionales, el turismo, y la construcción, incluyendo representantes de las 23 provincias de nuestro país y la Ciudad de Buenos Aires, la situación es la siguiente:

Créditos al 24%: el 51% de las pymes no los pidió. Mientras un 18% los obtuvo sin inconvenientes, otro 13% los solicitó, pero aún no se los otorgaron. A un 11% se los negaron y un 6% respondió que su banco le dijo que no los tenía disponibles. Entre los que no lo pidieron, sólo el 21% fue porque no los necesitaba. El resto es porque no cree que se los otorguen (burocracia o malas experiencias de conocidos).

Créditos a tasa cero: el 55% de las pymes no los pidió. Un 19% los solicitó, pero aún no se los dieron. Al 17% se los negaron y sólo a un 10% se los otorgaron sin inconvenientes. Lo cierto es que de las empresas relevadas un 48,6% no aplicaba a esta modalidad por no cumplir con los requisitos. Un 22,3% no requirió los créditos por desconfianza a que no se los otorguen. El resto porque no quiere más deudas.

Salario complementario: Sólo el 27,5% de las pymes lo obtuvo sin inconvenientes. El 34,3% no lo pidió, al 29,8% no se lo otorgaron aún, y a un 8,4% se lo negaron.

Contribuciones patronales: el 46% de las pymes no solicitó el beneficio, el 41% postergó su pago por 90 días, y el 13% las redujo hasta un 95%.

Ciudad Autónoma de Buenos Aires, 23 de mayo de 2020

X
 
22/05/20 Comunicado

Las pymes piden ser diferenciadas en el tratamiento de las grandes empresas

La imposibilidad de distribuir utilidades mientras las empresas hayan sido beneficiadas por el Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP), atenta contra la supervivencia de muchos pequeños empresarios y de sus familias, para quienes la distribución de dividendos es hoy su principal fuente de ingresos.

La imposibilidad de distribuir utilidades mientras las empresas hayan sido beneficiadas por el Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP), atenta contra la supervivencia de muchos pequeños empresarios y de sus familias, para quienes la distribución de dividendos es hoy su principal fuente de ingresos.

Desde la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) manifestamos nuestra profunda preocupación por las modificaciones en los requisitos de acceso al programa ATP, y solicitamos al Poder Ejecutivo Nacional que realice las salvedades o aclaraciones necesarias en la normativa, a fin de eximir de dicho requisito a aquellas micro, pequeñas y medianas empresas cuyos accionistas dependan de la distribución de utilidades para asegurar su sustento económico y el de sus familias.

Entendemos que será la forma más apropiada para preservar a las pymes que atraviesan una difícil situación y que de su supervivencia dependen, además, los puestos de trabajo que sustentan.

Ciudad Autónoma de Buenos Aires, 22 de mayo de 2020

X
 
20/05/20 Comunicado

Economías regionales: se necesitan US$ 812 millones en capital de trabajo para mantener en pie a las pymes

El Covid-19 pegó fuerte en las economías regionales. En abril, los productores tuvieron serios problemas para trabajar con normalidad, comprar insumos, consensuar el valor del dólar, cobrar cheques, exportar, vender, pagar salarios y acceder a los programas oficiales

El Covid-19 pegó fuerte en las economías regionales. En abril, los productores tuvieron serios problemas para trabajar con normalidad, comprar insumos, consensuar el valor del dólar, cobrar cheques, exportar, vender, pagar salarios y acceder a los programas oficiales. El 63% de las explotaciones agropecuarias nacionales corresponden a economías regionales, las que anualmente invierten alrededor de US$ 4200 millones en concepto de capital de trabajo, sin considerar amortización. Se trata de un complejo que emplea, aproximadamente, a entre 900 mil y 1 millón de trabajadores, lo que representa el 70% de la mano de obra rural. En 2019 exportó más de US$ 7200 millones y diariamente abastece a la mesa de los argentinos con frutas, verduras, carnes, leche y arroz, entre otros alimentos. Por eso la importancia de mirar hacia su interior. 

Los datos surgen de un informe del sector de Economías Regionales de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) elevado al ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, Luis Basterra. El trabajo incluye una encuesta finalizada el 12 de mayo pasado entre 283 pequeños y medianos productores de más de 20 complejos productivos de todo el país, de donde surge que:  

Hay un 11% de productores que no pudo cosechar/producir y otro 48% que lo hizo parcialmente. Por la falta de producción y ventas, ese conjunto de productores pymes estará necesitando US$ 812 millones en capital de trabajo, lo que les permitirá mantener la subsistencia de la explotación agroalimentaria.

 

• Sólo el 53% de los productores relevados contó con todo su personal para cosechar/producir en abril. El 47% restante lo hizo con 75% o menos de su dotación.

• El 82% de los pequeños y medianos productores tuvo dificultades para comprar materias primas o insumos, ya sea por dificultades en sí o por retrasos en la entrega. Así, los problemas en el abastecimiento aparecen como un punto de incipiente conflicto. De todos modos, por el momento, el 52% pudo trabajar igual.

 

Los problemas para fijar el valor del dólar aparecen también como un conflicto para el 29% de los productores, que debió comprar a valor blue, mixto, CCL o MEP. El 56% compró insumos y materia prima al dólar oficial.

La situación de los exportadores es para prestar atención. Al indagarlos sobre las dificultades que les trajeron las medidas anunciadas por el Gobierno nacional en el marco del Covid-19, sólo el 26% respondió no tener inconvenientes para exportar, mientras que el 74% planteó dificultades, principalmente por las demoras en la logística, las complicaciones en la tramitación de autorizaciones y registros, y la volatilidad del tipo de cambio que hace difícil fijar el precio. La mayoría de los consultados consideró la caída de la demanda como una dificultad adicional.

La cadena de pagos fue un problema, pero de menor magnitud que en sectores como el comercio o la industria. En abril, el 60% de los productores no tuvo cheques rechazados, mientras que el resto, ya sea en mayor o menor magnitud, sí.

En el caso de los cheques cubiertos, el 83% de los productores no tuvo problemas para afrontar sus obligaciones contraídas. El 17% sí, pero sólo el 8% tuvo más de 50% de no coberturas. Un porcentaje preocupante por sí mismo, pero menos cuando se lo compara con otras actividades de la economía.

Cubrir las obligaciones impositivas y el pago de servicios estuvo entre las dificultades más mencionadas en el mes. Efectivamente, el 29% de los productores no pudo hacer frente al pago de servicios públicos de abril. Un porcentaje alto pero que, en algunos sectores no agropecuarios, llegó al 80%. Entre los que no pudieron cubrir servicios, las tarifas de luz aparecen como el principal problema para el 50% que las dejó de pagar. Cabe mencionar que en las economías regionales hay muchas producciones que son electrodependientes, como ser la olivicultura, la vitivinicultura y la horticultura, por sólo mencionar algunas, las cuales deben recurrir a pozos profundos para poder regar.  

Peor situación se produjo con el pago de impuestos. El 55% de los productores pudo afrontarlos, mientras que el 45% restante no. Entre quienes no pudieron, los mayores inconvenientes son en el pago de IVA (23%), contribuciones patronales (19%), impuesto a las ganancias (18%) e impuestos provinciales (18%).

El 40% de los productores no pudo abonar salarios el mes pasado. Sólo 60% sí. Entre quienes los abonaron, el 38,9% lo hizo con las ventas realizadas entre marzo y abril, y un 37,4% con fondos propios.

 Consideraciones finales

Cosecha y producción:

El 31% de los pequeños y medianos productores está operando con normalidad.

Un 48% lo está haciendo parcialmente.

Insumos y materias primas:

El 82% de los consultados tiene dificultades para comprar materia prima/insumos.

El 56% de los pequeños y medianos productores compra los insumos y materia prima al dólar oficial; es el tipo de cambio más utilizado.

Exportación:

El 74% indicó tener inconvenientes para exportar.

El 26% manifestó no tener dificultades.

Cadena de pagos:

El 60% de los consultados no recibió cheques rechazados.

El 83% puedo hacer frente las obligaciones contraídas.

Cargas sociales y salarios:

El 38% pudo abonarlas en su totalidad y un 24% en parte.

El 40% no pudo afrontar al pago de salarios.

Servicios públicos e impuestos:

El 71% pudo hacer frente al pago de servicios públicos del mes de abril. Entre quienes no pudieron hacerlo, el 50% corresponde al pago de luz.

El 45% no pudo afrontar el pago de impuestos. El mayor inconveniente se aprecia en el pago de IVA (23%).

 Notas metodológicas

La encuesta se llevó adelante con el propósito de dimensionar el impacto que genera el Covid-19 dentro de las economías regionales en los siguientes ítems: venta de su producción, compra de insumos y comportamiento de precios, sueldos y jornales, estado de la cadena de pagos, impuestos y servicios públicos, y dificultades para exportar. 

Complejos relevados

 

Ciudad Autónoma de Buenos Aires, 20 de mayo de 2020

X
 
17/05/20 Comunicado

En abril, el precio de las frutas y verduras subió en promedio un 11,75% en hipermercados

La brecha de precios para el promedio de los 25 principales productos agropecuarios que mide el IPOD de CAME cortó una racha de tres meses en baja, para subir 9,2% en abril y ubicarse en el segundo valor más alto del año. El aumento se explica porque los precios de destino subieron muy por encima de los precios al productor. Naranja, repollo y brócoli lideraron los aumentos en las brechas.

La brecha de precios para el promedio de los 25 principales productos agropecuarios que mide el IPOD de CAME cortó una racha de tres meses en baja, para subir 9,2% en abril y ubicarse en el segundo valor más alto del año. El aumento se explica porque los precios de destino subieron muy por encima de los precios al productor. Naranja, repollo y brócoli lideraron los aumentos en las brechas.

• La brecha de precios entre lo que pagó el consumidor y lo que recibió el productor por los productos agropecuarios en el campo subió 9,2% en abril, pero bajó 13,8% si se lo compara contra abril del año pasado.

• Hubo 9 productos con bajas de brechas y 16 con alzas, y las subas superaron además a la magnitud de las bajas.

• La naranja, cuya brecha había caído 72,3% en marzo, creció 119,6% en abril, seguida por el repollo (+33,9%) y el brócoli (+29,6%).

• En promedio, los consumidores pagaron 4,8 veces más de lo que cobró el productor por los productos en la tranquera de sus campos, cuando en marzo la diferencia fue de 4,4 veces y en febrero de 4,7.

• En origen, la variación mensual promedio de los precios registró una suba del 1,99%, mientras que en destino los comercios minoristas midieron un aumento del 8,8% y los hipermercados, otra del 11,75%

• Los datos surgen del Índice de Precios en Origen y Destino (IPOD) que elabora el sector de Economías Regionales de CAME en base a precios diarios online de los principales supermercados del país, más de 700 precios de verdulerías y mercados para cada producto, y precios de origen de las principales zonas productoras que releva un equipo de 35 encuestadores.

• En abril, el IPOD agrícola subió 9,2%. La brecha para esos productos promedió en 5,07 veces, ubicándose 15,8% abajo del mismo mes del año pasado.

• El IPOD ganadero trepó 9,2% también (a 3,7 veces) y se colocó 0,8% debajo del mismo mes de 2019.

• La participación del productor en el precio final descendió a 24,3%, es decir, 6,2% debajo de marzo.

Índice de Precios en Origen y Destino de Productos Agropecuarios (IPOD)


Fuente: CAME

Mayores y menores brechas

• En abril, no hubo ningún producto con brecha de dos dígitos, por segundo mes consecutivo. La brecha mayor se detectó en el zapallito, donde el precio se multiplicó por 9,5 veces desde que salió del campo.

• Le siguieron, más atrás, el limón (9,4 veces), la naranja (8,25 veces) y la pera (7,88 veces).

• Los productos con menores brechas, en tanto, fueron: el pollo (2,35 veces), la frutilla (2,64 veces), el repollo (2,8 veces), el huevo (2,97 veces) y la lechuga, con una brecha de 3 veces.

Productos con mayor y menor brecha IPOD
Abril de 2020


Analizando los IPOD individuales para cada producto, este mes los dos extremos estuvieron dados por el zapallito, con una brecha de 9,5 veces, la mayor de todas en el mes, y el pollo, donde la brecha fue 2,35 veces.

Donde más subió y bajó brecha

En abril 2020 hubo 16 productos donde las brechas subieron y 9 donde bajaron. El primer efecto se sobrepuso y determinó que la brecha tuviera un aumento mensual importante.

• El IPOD naranja fue el que más creció en el mes (119,6%). Su incremento se da por una disminución del -38,5% en los precios de origen y un aumento del 35% en los precios de destino. La variación del precio en origen, según comentaron los
productores, responde a la estabilización del precio. En marzo hubo escasez de dicha fruta, y lo poco que se comercializó fue naranja de fin de temporada 2019 (la que ha estado en cámara frigorífica). En abril, la situación se regularizó y con ello el precio también. Interanualmente, se observa una variación de 188,83% en el precio de origen. 


• El IPOD repollo subió 33,9% en abril. El aumento de la brecha IPOD se explica por un alza de 17,1% en los precios de destino frente a una disminución del 12,5% en los precios de origen. En origen, la variación del precio de acuerdo a lo informado por los productores, se debe a un aumento en la oferta, dado que entró la producción de Santa Fe, sumado a una caída en la demanda, por la situación del consumo. Argumentan que al inicio de la cuarentena obligatoria se habían generado cambios en el comportamiento del consumidor, ya que éste optaba por “stockearse” y comprar mayores cantidades de lo habitual con el fin de asegurarse la disponibilidad del producto. Eso ya se normalizó. Interanualmente, se observa una variación del 244,49% en el precio de origen. 

• El IPOD FRUTILLA bajó 38,7%. La reducción de la brecha responde a un aumento del 76,2% en los precios de origen frente a un crecimiento del 8% en los precios de destino. La variación del precio en origen, según refieren los productores, responde a una cuestión de temporada (producto fuera de estación). Queda poca fruta y la que queda está conservada en cámaras de frío. Además, en la provincia de Tucumán fuertes lluvias precipitaron la finalización de la temporada, generando precios más altos en comparativa con otras provincias. Interanualmente, se observa una variación del 101,26% en el precio de origen.

Productos donde aumentó y bajó la brecha
Abril de 2020

Participación del productor

• La mayor brecha del mes disminuyó en un 6,2% la participación promedio del productor en el precio final del producto, que pasó de 25,9% en marzo a 24,3% en abril.


Participación del productor en el precio final

El IPOD es un indicador elaborado por el sector de Economías Regionales de CAME para medir las distorsiones que suelen multiplicar por varias veces el precio de origen de muchos productos agropecuarios en el recorrido desde que salen del campo y hasta que llegan al consumidor. Esas distorsiones son muy dispares según producto, región, tipo de comercio y época del año.

En general, las diferencias están determinadas por un conjunto de comportamientos -algunos especulativos- de diferentes actores del mercado; básicamente de las grandes cadenas de supermercados que se abusan de su posición dominante. Otros son factores comunes como la estacionalidad, que afecta a determinados productos en algunas épocas del año, o los costos de almacenamiento y transporte.

BRECHA IPOD: diferencia entre el precio de origen y el precio de destino
Abril 2020

Fuente: Área de Economías Regionales, CAME

Metodología del IPOD

El Índice de Precios en Origen y Destino (IPOD) comenzó a realizarse en agosto de 2015 como una herramienta para conocer las diferencias en el precio que se paga por algunos productos alimentarios en el campo y en el mercado de consumo.

El relevamiento para elaborar el IPOD de abril se realizó en la segunda quincena del mes, con una cobertura geográfica nacional.
Para obtener los precios de destino se relevan más de 500 precios de cada producto en la Ciudad de Buenos Aires, Provincia de Buenos Aires, Corrientes, Córdoba, Entre Ríos, Santa Fe, Mendoza, Salta, San Juan y Santa Cruz. El relevamiento se complementó, además, con un monitoreo diario de los precios online de las principales cadenas de hipermercados.

Para obtener los precios de origen se consultó telefónicamente a 10 productores de cada alimento localizados en las principales zonas productoras de cada uno de esos productos.

A través del IPOD se busca conocer la variación en el nivel de precios en dos momentos de la etapa de comercialización de un producto alimenticio. Estas etapas son:

- Precio de origen: Precio que se le paga al productor

- Precio de destino: Precio del producto en góndola

Así, la diferencia de Precio Origen-Destino indica la cantidad de veces que aumenta el precio del producto al comercializarse en góndola.

Buenos Aires, 17 de mayo de 2020

X
 
06/05/20 Comunicado

Comercio: se firmó acuerdo de rebaja de hasta un 25% de los salarios de trabajadores suspendidos

Hace unos días se había alcanzado el acuerdo y finalmente se formalizó con la firma de entidades que forman parte de la paritaria mercantil. Es para los comercios que no estén trabajando por la cuarentena, pero deben abonar como mínimo el 75% del salario de sus empleados.

Hace unos días se había alcanzado el acuerdo y finalmente se formalizó con la firma de entidades que forman parte de la paritaria mercantil. Es para los comercios que no estén trabajando por la cuarentena, pero deben abonar como mínimo el 75% del salario de sus empleados.

Se trata de una asignación no remunerativa. La medida de emergencia, firmada por el sindicato y las entidades gremiales empresarias representativas del sector mercantil es por 60 días con inicio el 1 de abril.

El convenio de emergencia, que establece un protocolo para la suspensión de actividades con el fin del sostenimiento de los puestos de trabajo y la actividad productiva, determina que las asignaciones que, como prestaciones no remunerativas, abonen los empleadores en concepto de suspensiones dispuestas en los términos del art. 223 bis de la ley 20.744 t.o. así como también las asignaciones compensatorias otorgadas en dinero en virtud de lo dispuesto en el DNU N° 332/2020 modificado por DNU 3762020 no podrán ser, en su conjunto, inferiores al 75% del salario neto que hubieran percibido los empleados de comercio prestando servicios de manera normal y habitual durante los meses de abril y mayo de 2020. 

Sólo se procederá a la homologación automática de acuerdos que estén dentro de los parámetros establecidos en el presente convenio o establezcan como asignación dineraria un porcentual mayor al 75%.

En el caso de empresas de hasta 70 empleados, cuando el acuerdo se ajuste íntegramente al convenio marco del sector comercio, se omitirá la vista a la entidad sindical a los efectos de agilizar su homologación.

En caso de practicarse acuerdos de suspensiones con disposiciones que difieran a las del acuerdo marco, los mismos serán analizados por la autoridad de aplicación, teniendo en cuenta la situación particular en que se encuentre el empleador.

El acuerdo marco establece que aquellas empresas que apliquen las suspensiones deberán mantener su dotación de trabajadores sin alteraciones ni despidos durante un plazo igual a la vigencia de este convenio. 

Quedan excluidas del acuerdo marco aquellas personas que por riesgo en la salud se encuentren exceptuadas de concurrir al trabajo en virtud de lo establecido en la Resolución MTEySS N° 207/2020 y aquellos trabajadores que se encuentren prestando servicios desde el lugar de aislamiento conforme lo dispuesto en el art. 1 de la Resolución MTEySS N° 279/2020.

Para acceder al documento completo, haga clic aquí.

X
 
05/05/20 Comunicado

Las pymes necesitamos un rescate financiero

Ante la reunión llevada a cabo ayer en Olivos entre empresarios y sindicatos por la renegociación de la deuda, desde la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), se espera que próximamente se convoque a las pymes para diseñar un rescate financiero. “La situación es desesperante y en junio se nos viene el aguinaldo”, señaló el presidente de la entidad, Gerardo Díaz Beltrán

Ante la reunión llevada a cabo ayer en Olivos entre empresarios y sindicatos por la renegociación de la deuda, desde la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), se espera que próximamente se convoque a las pymes para diseñar un rescate financiero. “La situación es desesperante y en junio se nos viene el aguinaldo”, señaló el presidente de la entidad, Gerardo Díaz Beltrán, e insistió en la necesidad de que el gobierno cubra el 100% de los salarios. También reclamó por las precalificaciones que realizan los bancos para negarse a entregar los créditos al 24% de tasa diferencial.

La entidad que nuclea a 1491 federaciones, cámaras, centros y uniones industriales, comerciales, de turismo, de los servicios, de la construcción y de la producción de todo el país, representando a más de 600 mil pequeñas y medianas firmas, le envió una nueva misiva al jefe de Gabinete de la Nación, Santiago Cafiero, con propuestas para amortiguar el impacto económico en el marco del aislamiento social, preventivo y obligatorio, dispuesto por el Poder Ejecutivo nacional.

Desde CAME se insiste en el beneficio al 100% del salario neto para aquellas empresas de hasta 40 trabajadores, alcanzando con esta medida al 30,3% del empleo con una masa salarial neta de $ 70.701 millones.

“Estimamos llegar a cerca de 2,4 millones de personas, garantizando así la continuidad de sus puestos de trabajo y también del sostenimiento del consumo, que genera un engranaje productivo beneficioso para no parar la economía”, sostuvo Díaz Beltrán, y destacó la decisión de muchas provincias y municipios de abrir la actividad cumpliendo con los protocolos sanitarios. “Debemos salir de forma progresiva y ordenada de esta cuarentena, la caída de las ventas minoristas nos lleva al colapso y arrastra a todo el entramado productivo. Hay muchos puestos de trabajo en riesgo y una pyme que se funde no vuelve a resurgir”, destacó el presidente de CAME.

Cabe destacar que las ventas minoristas se desplomaron en abril. Mientras los rubros esenciales disminuyeron 31% anual, los que permanecieron en cuarentena tuvieron una baja promedio del 75% al 80%, comparados con el año pasado.

CAME recalcó, por último, la importancia de la continuidad de la cadena de pagos, previendo que nuevamente gran cantidad de cheques no podrán ser cubiertos, sumados también a los que ya han sido rechazados.

También se agregarán impuestos atrasados, deuda bancaria que está suspendida y atrasos con alquileres y proveedores.

Asimismo, Díaz Beltrán dijo que “más que un crédito necesitamos un rescate financiero”, y que la mayoría de las pequeñas y medianas empresas que realmente precisaban una tasa diferencial del 24% para subsistir no pudieron obtenerla por excusas de los bancos. Algunas de ellas fueron: nómina salarial de empleados acreditada en otra entidad bancaria, mínimas deudas con tarjetas de crédito, deudas de moratorias impagas, por cheques rechazados, o simplemente porque “no están en la lista”, como iniciativa arbitraria que implementó cada banco que decide a qué cliente se lo otorga o no, aun cumpliendo con todos los requisitos.

También hubo casos insólitos en los que además de la garantía de la empresa exigían también garantías personales de los directivos de las mismas o del BICE, entre otras manipulaciones para desestimar la ayuda.

Para acceder a la propuesta enviada, clic aquí

Para acceder a las cartas enviadas al jefe de Gabinete, al ministro de Desarrollo Productivo y a los diputados de las comisiones Pyme y Comercio, clic aquí.

Ciudad Autónoma de Buenos Aires, 5 de mayo de 2020

X
 
03/05/20 Comunicado

Ventas minoristas pymes
Resultados del mes de abril 2020

En un mes marcado por una cuarentena que fue flexibilizándose de a poco, las ventas minoristas cayeron 57,6% anual, medidas en cantidades. Incluye tanto modalidad online como en locales físicos. Pero mientras los rubros esenciales descendieron 31% anual, el resto tuvo una baja promedio de 75%. El 94,5% de los comercios pymes relevados tuvieron declives en sus ventas y no cubrieron sus costos operativos.

En un mes marcado por una cuarentena que fue flexibilizándose de a poco, las ventas minoristas cayeron 57,6% anual, medidas en cantidades. Incluye tanto modalidad online como en locales físicos. Pero mientras los rubros esenciales descendieron 31% anual, el resto tuvo una baja promedio de 75%. El 94,5% de los comercios pymes relevados tuvieron declives en sus ventas y no cubrieron sus costos operativos.

• Las cantidades vendidas por los comercios minoristas cayeron 57,6% en abril frente a igual mes de 2019, medidas en cantidades.

• Mientras los rubros esenciales (Alimentos y Bebidas, Farmacias, y Ferreterías) disminuyeron 31% anual, los que permanecieron en cuarentena tuvieron una baja promedio de 75%. Incluso si al resto se le quita Neumáticos y repuestos (-63,1%) y Librerías y Jugueterías (-67,6%) donde se observaron más locales abiertos, el desplome de los demás fue de 80% anual.

• Así surge de la medición de CAME en base a 1100 comercios de todo el país relevados entre el miércoles 29 de abril y el sábado 2 de mayo por un equipo de 30 encuestadores localizados en las capitales del país, GBA y CABA.

• Las ventas volvieron a estar marcadas por la restricción de circulación de gente que generó la cuarentena. Si bien con el correr del mes se fueron flexibilizando rubros, sobre todo en la modalidad online, no alcanzó para amortiguar el drástico derrumbe.

• Hay que tener en cuenta que se compara con un mes de baja venta, como fue abril 2019, cuando cayeron 13,4% anual.

• Los comercios que abrieron o vendieron por internet tuvieron serios problemas de abastecimiento y faltas de precios de referencias, con algunos proveedores que comenzaron a pasar los precios con subas importantes o en dólares.

Variación anual de las ventas minoristas pymes
En cantidades vendidas

Fuente: CAME

• Uno de los rubros de mayor declive en las ventas del mes fue Electrodomésticos y artículos electrónicos (-78,3% anual). Casi todo despacho fue online, mayormente de productos electrónicos donde muchas familias y comercios invirtieron en tecnología para realizar actividades cotidianas desde su hogar. Electrodomésticos casi no tuvo salida. Fue un sector muy marcado por la pérdida en el poder adquisitivo familiar. En abril 2019 las ventas ya habían declinado 18,3% anual, lo que estadísticamente contribuyó a no mostrar una baja incluso mayor.

• En Ropa y artículos de deportivos las ventas disminuyeron 77,4% anual. Los comercios se manejaron mayormente por whatsapp, sobre todo en el caso de los localizados en barrios o ciudades más chicas, y venta por Internet. Se despacharon atípicamente elementos de gimnasio como pesas, colchonetas y máquinas de caminar o correr.

• Si bien todos los ramos bajaron, el menor declive se registró en Alimentos y Bebidas (-16,6%), con un incremento de 3,6% anual en la venta online. De todos modos, la cantidad de comercios pymes de este rubro con comercio electrónico fue muy baja. Donde más se sintió la caída de ventas fue en panaderías y verdulerías. Un problema generalizado que informaron los empresarios de este ramo consultados fueron faltantes de mercadería para ciertos productos.

• En Farmacias, perfumerías y cosméticas las ventas totales descendieron 26,9% anual con un aumento de 32,8% en el e-commerce. Igualmente, la participación de esa modalidad continúa siendo escasa, a pesar de que se incrementó con la cuarentena en cosmética y perfumería sobre todo.

• En abril hubo mucha disparidad de ventas, entre rubros, entre ciudades y entre comercios de un mismo ramo, según la política seguida frente a la cuarentena. Hubo negocios que cerraron al 100% y no facturaron nada, ni siquiera online, otros que se abocaron a esta modalidad electrónica y también aquellos que abrieron sus puertas.

• En general los comercios que abrieron igualmente vendieron poco, por la baja circulación de gente en las calles. Para casi todos los negocios fue un mes muy difícil porque aun vendiendo 16% menos, como fue el promedio del sector alimentos y bebidas, no se alcanzan a cubrir los gastos operativos.

Ciudad Autónoma de Buenos Aires, 3 de mayo de 2020

X
 
25/04/20 Comunicado

Las pymes al límite del colapso

Las medidas adoptadas por el Gobierno hasta el momento fueron un alivio, pero la agonía continuará. Ahora, con la prórroga de la cuarentena, las pymes necesitan más que antes apoyo y medidas diferenciales, atentos al impacto del entramado social que implica el sostén de las micro, pequeñas y medianas empresas.

Las medidas adoptadas por el Gobierno hasta el momento fueron un alivio, pero la agonía continuará. Ahora, con la prórroga de la cuarentena, las pymes necesitan más que antes apoyo y medidas diferenciales, atentos al impacto del entramado social que implica el sostén de las micro, pequeñas y medianas empresas.

El aislamiento social, preventivo y obligatorio producirá cambios todavía impensados, y sin poder dimensionar en todos los órdenes de la estructura social, política, gremial empresaria, sindical y de la sociedad toda.

Mientras se prorroga también la incertidumbre y no se sabe cuándo se regresará al normal funcionamiento de las actividades, la cadena de pagos se rompió, el dólar blue se disparó, de $84.75 hasta tocar los $120, y con esto un desmedido aumento de insumos y falta de precios de referencia.

El peso de la masa salarial en una pyme representa en promedio el 37,7% de su estructura de costos, con mucho mayor impacto que en las grandes empresas. Es por eso que desde CAME se reclama el 100% de subsidio de los salarios para empresas de hasta 40 empleados.

Para las MyPYMES el pago del costo del alquiler de un local, sin poder abrir las persianas, lo lleva directo a la quiebra. Desde que comenzó el aislamiento social, preventivo y obligatorio, a las cero horas del pasado viernes 20 de marzo, dejó en jaque a un sinfín de rubros y actividades.

Sólo en marzo, por el inicio de la cuarentena, las ventas en supermercados subieron 23%, mientras que los comercios pymes las pérdidas ascienden los $120.000 millones, con rubros terriblemente afectados, como kioscos y librerías, ligados a la actividad educativa, tiendas de cotillón y regalos, indumentaria, calzado, bares, restaurantes, clubes, decoración, joyería, jugueterías, electrónica,  mueblerías, peluquerías, los relacionados con eventos, y turismo (que al menos necesitarán más de un año para que comiencen a reactivarse. Las economías regionales dejaron de recaudar sólo por la cuarentena en Semana Santa unos $14.800 millones (entre turistas y excursionistas). En tanto que los trabajadores cuentapropistas monotributistas y autónomos merecen un capítulo aparte, con una gran necesidad de apoyo para sobrevivir mes a mes.

Hoy la mayoría no tiene ahorros, ni liquidez ni ingresos para pagar sus obligaciones cotidianas. Sólo el comercio pierde ventas por $10.500 millones en cada día de cuarentena. En este sentido, desde CAME instamos al descuento solidario de los días de alquiler por el cierre obligatorio. 

La cantidad de cheques rechazados sigue siendo el termómetro que indica que la cadena de pago está rota. Luego de la apertura del clearing se triplicaron la cantidad de cheques sin fondos, lo que generó un descontrol de alrededor de $80.000 millones. Es que según estimaciones, el stock de cheques diferidos negociados por las PyMES en poder de los bancos asciende a los $220.000 millones, de los cuales entre el 35 y 40% vencen en abril. A lo dicho, se suman los valores en cartera que no fueron depositados y las facturas emitidas que deberían haber sido cobradas en este período.

Por eso también desde la entidad pedimos ampliar la moratoria, entendiendo también que los municipios, provincias y nación le adeudan a los proveedores.

En tanto, los exportadores, encuentran barreras sanitarias y no saben qué nuevos protocolos requerirán en el futuro ni cuándo se abrirán las fronteras.

En síntesis, todos los sectores están en jaque, mientras que el sistema financiero especula con los tiempos, la desesperación y la negativa -con insólitos requisitos- para entregar asistencia financiera.

Por lo expuesto, la prórroga de la cuarentena, debería estar acompañada de inmediatas, nuevas y amplias medidas de sostenimiento de las pequeñas y medianas empresas, movilizadoras del 70% del empleo privado del país.

Ciudad Autónoma de Buenos Aires, 25 de abril de 2020
X
 
24/04/20 Comunicado

CAME pide que la ANSES pague el 100% del salario
de los trabajadores de las pymes

Ante la profunda crisis económica provocada por el aislamiento social obligatorio, la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) solicitó al Gobierno que amplíe la medida del salario complementario y, mediante la ANSES, abone el 100% del sueldo neto de los trabajadores de las pymes que empleen hasta 40 personas, independientemente del rubro al que se dediquen.

Ante la profunda crisis económica provocada por el aislamiento social obligatorio, la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) solicitó al Gobierno que amplíe la medida del salario complementario y, mediante la ANSES, abone el 100% del sueldo neto de los trabajadores de las pymes que empleen hasta 40 personas, independientemente del rubro al que se dediquen.

Si bien, mediante el Programa de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP), el gobierno dispuso el pago del 50% del salario neto de los trabajadores correspondiente al mes de febrero de 2020, la alarmante situación en la que se encuentra el sector, profundamente afectado por la merma en la actividad comercial y productiva, hace que esa medida resulte insuficiente.

“Necesitamos del acompañamiento del Estado para evitar el cierre de empresas por falta de ingresos que padece la mayoría de las pymes de nuestro país de hasta 40 empleados, que representan el 30,3% de la generación de empleo total y una masa salarial neta de 70.701 millones de pesos”, destacó Gerardo Díaz Beltrán, presidente de CAME.

De acuerdo con un informe realizado por el Departamento de Estudios Económicos de la entidad que aglutina a las pequeñas y medianas empresas, la propuesta implicaría un aporte equivalente al 0,1% del PBI estimado para 2020, lo que significa aproximadamente $30.338 millones. 

“Hoy la mayoría de las pymes no tiene ni liquidez ni ingresos para pagar sus obligaciones cotidianas. Sólo el comercio pierde ventas por $10.500 millones en cada día de cuarentena”, expuso Díaz Beltrán la problemática que enfrenta hoy el sector.

Para acceder al estudio completo realizado por CAME y a la carta enviada al jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, con la propuesta, haga clic aquí.

Ciudad Autónoma de Buenos Aires, 24 de abril de 2020

X
 
21/04/20 Comunicado

El COVID-19 compromete la situación financiera de las pymes agroalimentarias y de las economías regionales

Así lo revela una encuesta realizada por la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME). Corte de la cadena de pagos, obligaciones tributarias, imposibilidad de acceso al crédito, y requerimientos de pago al contado, entre los principales obstáculos del sector.

Así lo revela una encuesta realizada por la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME). Corte de la cadena de pagos, obligaciones tributarias, imposibilidad de acceso al crédito, y requerimientos de pago al contado, entre los principales obstáculos del sector.

El sector de Economías Regionales y la Mesa de Agroalimentos y Bebidas de la CAME elevaron al ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, Luis Basterra, los resultados de una encuesta realizada a los máximos referentes de 27 sectores de la agroalimentación nacional para conocer el estado de situación de cada actividad en el marco del COVID-19.

El relevamiento, realizado los días 16 y 17 de abril pasados, puso al descubierto una serie de problemas que habrá que resolver para un adecuado funcionamiento de la producción e industrialización de alimentos, actividades esenciales para la población.

Entre los resultados, se destacan:

    - La mayor parte de los entrevistados informó que la cadena de pagos se ha cortado o está a punto de suceder.

    - Si bien, en líneas generales y con dificultad, los empresarios pyme agroalimentarios pudieron pagar los sueldos y jornales del mes de marzo, no saben si podrán afrontar los de abril. La incertidumbre reina en el sector.

    - Restablecer el normal funcionamiento del sistema bancario es una prioridad transversal a todos los sectores productivos. No sólo demandan efectivo para poder pagar los salarios de los trabajadores temporarios, que no están bancarizados, sino también para poder comprar diversos insumos para los que se está solicitando pago de contado, como es el caso del gasoil, entre otros. 

    - A nivel financiero, la necesidad primordial es poder acceder al crédito, a tasas razonables (24% es imposible de afrontar). 

    - A nivel fiscal, la mayoría de los encuestados manifestó la necesidad de obtener una prórroga de los vencimientos de las obligaciones impositivas y tributarias.

    - La disponibilidad de mano de obra, sobre todo calificada, constituye un problema para aquellas actividades que se encuentran en época de cosecha durante la cuarentena, pero también para las que deberán realizar tareas como poda, raleo y otras labores culturales, en el corto/mediano plazo.

“La pandemia nos interpela a todos y, frente a la gran incertidumbre que nos genera, el rol del Estado se vuelve estratégico. Nuestro compromiso es continuar garantizando el abastecimiento de alimentos y bebidas, seguros y de calidad, pero nuestras pymes necesitan un plan de ayuda urgente para poder lograrlo”, afirmó el titular de Economías Regionales de CAME, Eduardo Rodríguez. “En estos momentos el Estado debe mantener a las empresas pymes en pie”, agregó.  

Los sectores relevados fueron: citrícola, arrocero, peras y manzanas, olivícola, lechero, algodonero, ajero y cebollero, avícola, yerbatero, vitivinícola, arándanos, cañero, hortícola, frutícola, porcino, nogalero, apícola, orgánico, foresto-industria, ganadero, tabacalero, legumbres, maní, jugos, hongos comestibles, chacinados y florícola.

Para acceder a la encuesta completa haga clic aquí.

Ciudad Autónoma de Buenos Aires, 21 de abril de 2020

X
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 140 >
Mostrar resultados de 1679
Ver versión de escritorio